martes, 10 de noviembre de 2020

Las excusas no fueron suficientes y el presidente de la Federación Inglesa

Las excusas no fueron suficientes y el presidente de la Federación Inglesa (FA) de futbol, Greg Clarke, presentó su dimisión tras haber utilizado expresiones racistas durante una audiencia parlamentaria. "Podemos confirmar que Greg Clarke ha dimitido como presidente", anunció la FA. Esta decisión llega después de que Clarke utilizase la expresión "jugadores de color" para hablar de los futbolistas negros en el campeonato inglés durante una audiencia ante el Comité de lo Digital, la Cultura, los Medios y el Deporte (DCMS) de la Cámara de los Comunes para dar su visión del futuro del futbol inglés. También vicepresidente de la FIFA, Clarke fue criticado por haber puesto en duda la falta de profesionalismo de los futbolistas de origen asiático, que según el dirigente tienen "intereses de carrera diferentes". Cuando fue preguntado por la falta de jugadores abiertamente homosexuales en Inglaterra, Clarke se limitó a decir que ser gay es un "modo de vida". "Greg Clarke se excusa profundamente por el lenguaje utilizado para designar a los miembros de la comunidad étnica minoritaria durante su audición del comité hoy", precisó la FA previo al anuncio de su dimisión. "Ha admitido que el uso de la expresión ‘de color’ no es apropiada y pidió perdón de todo corazón durante la audiencia", asegurando en su defensa que los estadunidenses usan la expresión "people of colour". En inglés existen dos expresiones diferentes: "Coloured people", considerada racista, y "people of coulour", que no lo es. En español, ambas suelen traducirse de la misma manera: "Persona de color". El diputado conservador Julian Knight, presidente del comité del DCMS, puso en duda la sinceridad de la FA: "Es verdad que Greg Clarke se excusó ante el comité. No obstante, no es la primera vez que la FA tiene este tipo de problemas. Esto nos hace cuestionarnos su compromiso en favor de la diversidad", tuiteó el político. Anton Ferdinand, víctima durante su carrera como futbolista de insultos racistas por parte del central de Chelsea y capitán de la selección inglesa John Terry, calificó en un tuit las palabras de Clarke de "intolerables".